Skip to content
Lindsay Rangel

Pasos para implantar una estrategia de marketing sensorial

Marzo 24, 2020

A continuación les presento unos apuntes de la especialidad que estoy siguiendo, espero les sirva:

“Las etapas clave del proceso de implantación de la estrategia de marketing sensorial son las siguientes”:

  1. ¿Qué valor aporto? Comenzamos por comprender y definir con claridad el valor que se desea aportar al mercado, la base de nuestra competitividad y lo que justifica que nos convirtamos en el destino de compra para nuestros clientes. En esta etapa son especialmente importantes las asociaciones que componen los elementos más importantes de la identidad de la enseña.
  2. ¿Cómo participa cada sentido? Una vez definidos los diferentes elementos de valor, y especialmente los asociados a la identidad de marca, hay que asignar un papel concreto a cada sentido y especificar a continuación las distintas actividades en que se concretará esta aportación. Todo ello será en función de los puntos de contactos en tienda con el cliente.
  3. ¿Cuáles son los sentidos y actividades prioritarios? Definidos los mensajes, definidos los sentidos y definidas las posibles actividades, el paso siguiente sería su priorización, eligiendo aquellos sobre los que vamos a enfocarnos”.

“El criterio para hacerlo sería triple: el primero es la integración entre todos los sentidos y la consistencia de mensajes que comunicamos; el segundo criterio, y cada vez más importante, su diferenciación en relación a la competencia y la aportación que cada uno de los sentidos pueda añadir a esta diferenciación; y, por último, se trataría de centrarse en aquellas actividades sensoriales que podamos implantar y mantener en el tiempo a los niveles de calidad deseados, priorizándolas en función de los recursos que cada una de ellas requiera”.

“Por lo tanto, la experiencia puede diseñarse para conseguir: una alteración en el entorno habitual del cliente, un sentido alterado del tiempo, una alteración de los sentidos (corporal), de la mente, del espíritu o de cualquier otra forma de cambio, y de esta manera evocar un significado profundo y una conexión duradera con el cliente mediante su participación en una experiencia memorable”.