Skip to content
Lindsay Rangel

Definición del Análisis las Cinco Fuerzas de Porter

Febrero 23, 2019

El análisis de posición competitiva “Cinco Fuerzas de Porter” se desarrolló en 1979 por Michael Porter como un marco simple para la evaluación de la fuerza competitiva en un sector del mercado.  Esta teoría se basa en el concepto de que hay cinco fuerzas que determinan la intensidad competitiva y el atractivo de un mercado. Las cinco fuerzas de Porter ayudan a identificar dónde está el poder en una situación de negocios. Esto es útil tanto para comprender la fortaleza de la posición competitiva actual de una organización como para la fortaleza de una posición en la que una organización puede buscar moverse.

Los analistas estratégicos a menudo utilizan las cinco fuerzas de Porter para entender si los nuevos productos o servicios son potencialmente rentables. Al entender dónde se encuentra el poder, la teoría también puede utilizarse para identificar áreas de fuerza, para mejorar las debilidades y evitar errores (Sánchez, 2014).

Gorgues (2015) indica que las cinco fuerzas son:

  1. Poder del proveedor. Es la evaluación de lo fácil que es para los proveedores aumentar los precios. Esto es impulsado por: el número de proveedores existentes; unicidad de su producto o servicio; tamaño relativo y fuerza del proveedor; y el costo de cambiar de un proveedor a otro.
  2. Poder del comprador. Es la evaluación de lo fácil que es para los compradores bajar los precios. Esto es impulsado por: el número de compradores en el mercado; importancia de cada comprador individual para la organización; y el costo para el comprador de cambiar de un proveedor a otro.
  3. La rivalidad competitiva. El principal motor es el número y la capacidad de los competidores en el mercado. Muchos competidores, ofreciendo productos y servicios indiferenciados, reducirán el atractivo del mercado.
  4. Amenaza de sustitución. Cuando existen productos sustitutivos cercanos en un mercado, aumenta la probabilidad de que los clientes cambien a alternativas en respuesta a aumentos de precios. Esto reduce tanto el poder de los proveedores como el atractivo del mercado.
  5. Amenaza de nueva entrada. Los mercados rentables atraen a nuevos participantes, lo que erosiona la rentabilidad. A menos que las empresas existentes tengan barreras fuertes y duraderas a la entrada, por ejemplo, patentes, economías de escala, requisitos de capital o políticas gubernamentales, la rentabilidad disminuirá a una tasa competitiva(Gorgues, 2015).